33.8 C
Mexico
miércoles, junio 12, 2024

Detener el crecimiento de China no puede ser un objetivo para Oeste

Debe leer

¿Queremos que China fracase? Esa pregunta surgió en un seminario fresco al que asistí para comentaristas y formuladores de políticas occidentales.

El asociación estaba hojeando un documentación sobre el próximo año, cuando uno de los nuestros preguntó por qué uno de los peligros enumerados para 2023 era una válido desaceleración del crecimiento chino. “¿No es eso lo que queremos que suceda?” preguntó.

Es una pregunta lucha. Posteriormente de todo, el presidente de EE. UU. ha dicho repetidamente que está dispuesto a ir a la pleito con China para defender a Taiwán. La UE describe al país como un “rival sistémico”. Gran Bretaña está debatiendo etiquetar formalmente a China como una “amenaza”. Seguramente, si consideras a un país como una amenaza y un rival, ¿no quieres ver crecer rápidamente su patrimonio?

O tal vez lo hagas. Aquellos que creen que el éxito crematístico continuo de China sigue siendo de interés para Oeste tienen argumentos plausibles para presentar. Primero, China es una gran parte de la patrimonio mundial. Si quiere que China entre en recesión, está proporcionado cerca de querer que el mundo todavía entre en recesión. Y si China colapsara, por ejemplo, si su sector inmobiliario colapsara, las consecuencias repercutirían en el sistema financiero mundial.

Luego está la cuestión honesto. ¿Se siente cómodo con querer que más de 1.400 millones de chinos, muchos de ellos aún pobres, se empobrezcan más? La demanda y la inversión de China son fundamentales para los países de África y las Américas. ¿Quieres que se empobrezcan todavía?

El hecho de que tal debate esté teniendo circunscripción dice poco sobre la confusión flagrante en las capitales occidentales. En términos generales, dos modelos de orden mundial están luchando en la mente de los políticos occidentales: un maniquí antiguo basado en la globalización; y uno nuevo basado en la competencia entre grandes potencias.

LEER  La riqueza de las codicias | Tiempos financieros

El rancio maniquí hace hincapié en la patrimonio y en lo que los chinos llaman “cooperación en la que todos ganan”. Su argumento es que la estabilidad económica y el crecimiento son buenos para todos, y que todavía fomenta hábitos avíos de cooperación internacional en temas críticos como el cambio climático.

El nuevo maniquí argumenta que, lamentablemente, una China más rica ha resultado ser una China más amenazador. Beijing ha invertido parné en una acumulación marcial y tiene ambiciones territoriales que amenazan a Taiwán, India, Japón, Filipinas y otros. Este punto de apariencia sostiene que, a menos que las ambiciones de China cambien o se controlen, la paz y la prosperidad mundiales se verán amenazadas. El ataque de Rusia a Ucrania y la estrecha línea entre la China de Xi Jinping y la Rusia de Vladimir Putin han fortalecido la opinión de que la mejor cristal a través de la cual ver el mundo ahora es la que se enfoca en la competencia entre las grandes potencias.

Desafortunadamente, este no es un argumento que pueda resolverse porque ambas visiones del mundo contienen fundamentos de verdad. Una China que fracase podría ser una amenaza para la estabilidad mundial. Y todavía podría hacerlo una China que triunfe, siempre que esté dirigida por Xi u otro nacionalista imperialista.

La forma en que los políticos occidentales resuelven el debate es formular un tipo diferente de pregunta. No: ¿queremos que China tenga éxito o fracase? Pero: ¿cómo gestionamos el continuo encumbramiento de China?

Programar la pregunta de esa modo evita descansar la política en poco que está más allá del control de los funcionarios occidentales. No sería prudente que los estadounidenses o los europeos supusieran que China se dirige al fracaso, como siquiera sería realista que China basara sus políticas en Estados Unidos en la idea de que Estados Unidos podría colapsar. Está claro que tanto China como Estados Unidos enfrentan desafíos internos sustanciales que podrían, en el peor de los casos, abrumarlos. Pero sería una tontería que cualquiera de las partes supusiera ese resultado.

LEER  Cuando desees a R*

En circunscripción de intentar desmerecer a China o frustrar el explicación del país, la política occidental debería concentrarse en el entorno internacional, en el que está emergiendo una China más rica y poderosa. El objetivo debería ser moldear un orden mundial que haga que sea menos atractivo para China aplicar políticas agresivas.

Ese enfoque tiene fundamentos militares, tecnológicos, económicos y diplomáticos. Estados Unidos ha sido más eficaz en el fortalecimiento de su red de lazos de seguridad con países como Japón, India y Australia, lo que debería ayudar a disuadir el militarismo chino. Los esfuerzos de Washington para evitar que China se convierta en el emisor de estándares tecnológicos del mundo están cobrando impulso, pero serán mucho más difíciles de coordinar con los aliados, que temen por sus propios intereses económicos.

La patrimonio y el comercio son los aspectos más débiles de Estados Unidos. China ya es el viejo socio comercial de la mayoría de los países del Indo-Pacífico. El estado de actitud cada vez más proteccionista de Estados Unidos y la incapacidad de firmar nuevos acuerdos comerciales significativos en Asia hacen que la contraoferta de Washington parezca cada vez menos convincente.

La batalla de ideas todavía es importante. Como ha ilustrado la pleito de Ucrania, grandes partes del mundo siguen siendo profundamente escépticas sobre los motivos occidentales, incluso al oponerse a una pleito de acometida evidente librada por Rusia.

Por eso es crucial que EE. UU. y la UE tengan claro, para ellos mismos y para los demás, que su objetivo no es evitar que China se vuelva más rica. Es para evitar que la creciente riqueza de China se utilice para amenazar a sus vecinos o intimidar a sus socios comerciales. Esa política tiene el mérito de ser tanto defendible como factible.

LEER  El enigma del reducción en China por Zhang Jun

gideon.rachman@universoinformativo.com

UniversoInformativo

Más artículos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último artículo