33.8 C
Mexico
viernes, junio 14, 2024

El problema de inflación del Asiento de Inglaterra es incluso peor de lo que parece

Debe leer

Cuando se tráfico de política monetaria, las expectativas de inflación son importantes. Eso es incómodo para el Asiento de Inglaterra, porque las expectativas de inflación del Reino Unido no son confiables ni lógicas.

Una cosa esencia sobre las expectativas de inflación de los hogares es que tienden a moverse al mismo ritmo que la inflación vivo informada. Correcto a que la presente da forma a la percepción, la concurrencia suele pensar por defecto que la inflación de mañana será igual a la de hoy, o una fracción de ella.

Esta relación comenzó a deteriorarse para los consumidores del Reino Unido posteriormente del referéndum Brexit de 2016 y luego se rompió el año pasado. Tal desamarre de las expectativas de los lectores del IPC, lo que los economistas llaman expectativa adaptativa, puede hacer que la inflación sea más persistente al fomentar los acuerdos de plazo y los precios.

Pero si las razones para apartarse del IPC son racionales, no es gran cosa. Las expectativas de aclimatación deberían disminuir a medida que se moderan los picos puntuales (facturas de servicios públicos, etc.), por lo que no hay mucho peligro de que la inflación se perpetúe a sí misma. Entonces, mientras la visión a abundante plazo de la inflación se mantenga cerca de la meta de inflación del mesa central, su comité de fijación de tasas puede revisar todas las cosas potencialmente temporales.

Las expectativas desancladas son más un problema. Cuando las percepciones de precios pierden la atadura a la ingenuidad, el mesa necesita ceñir las expectativas manteniendo una brecha de producción permanente, dice Robert Wood, economista patriarca para el Reino Unido en Bank of America.

Gran Bretaña ha estado mostrando signos de desanclaje, primero en 2016 y luego nuevamente el año pasado, dice Wood. Todo podría deberse a que el BoE obtuvo su independencia en 1997, lo que empujó el pensamiento notorio de “la inflación de mañana será la misma que la de hoy” a “el mesa lo arreglará”, especula. Brexit primero socavó esa confianza, luego morapio la inflación de dos dígitos del año pasado para hacer trozos todas las viejas certezas:

Nos preguntamos si la desarrollo de las expectativas de inflación en 2022 habría sido tan alto si las expectativas no hubieran sido desplazadas hasta cierto punto por el Brexit. Tal vez los hogares ya estaban inclinados a reevaluar sus reglas generales tradicionales cuando se disparó la inflación.

Cualquiera que sea la razón, las expectativas de inflación de los hogares parecen haberse vuelto invariantes a la inflación spot desde principios de 2022.

Sin incautación, entender la tendencia del sentimiento a partir de los datos oficiales es complicado porque, a principios de 2020, el BoE cambió de entrevistas en persona a encuestas en crencha. Las expectativas de inflación reportadas cayeron bruscamente aproximadamente al mismo tiempo, pero lo extraño es que las encuestas independientes no muestran la misma caída.

LEER  La inflación del Reino Unido se mantiene en dos dígitos mientras los precios de los alimentos se mantienen altos

Aquí, en un expresivo muy complicado, están los datos de expectativas de inflación patentados del BoA frente a los del BoE:

Por lo tanto, la evidencia de una teoría del colapso estructural de 2022 es tentativa. A primera instinto además parece contradictorio.

A continuación se muestra un expresivo (igualmente complicado, ¡lo siento!) que muestra las expectativas de inflación del Reino Unido a uno y dos abriles. Inmediatamente posteriormente de la votación del Brexit, hay un movimiento aparentemente estructural, a una prima de aproximadamente 20 puntos básicos por encima del IPC. Luego, el año pasado, las expectativas dejaron de aumentar incluso cuando la inflación aumentó:

Los diagramas de dispersión de BoA de uno, dos y cinco abriles son aún más complicados, aunque es de esperar que sean más claros sobre la tendencia a abundante plazo. Lo que muestran son expectativas de inflación de los hogares del Reino Unido que se estancan en torno al nivel del 4 por ciento:

Una posible conclusión es que los consumidores del Reino Unido se han vuelto notablemente más pesimistas acerca de que la inflación vuelva alguna vez al nivel objetivo del 2 por ciento del BoE. Eso a su vez plantea dudas sobre la credibilidad del mesa.

¿Qué explica el aplanamiento? Podrían ser expectativas de aclimatación en el trabajo, dice Wood, o podría deberse a que el consumidor del Reino Unido se ha vuelto catatónico:

Parece extraño que la percepción de los hogares sobre el componente persistente de la inflación se mantuviera invariable en presencia de las noticiario económicas durante un año. El BoE, por ejemplo, ha revisado mucho su punto de instinto durante ese período, al igual que los mercados financieros. Los datos han cambiado considerablemente. Las expectativas de inflación que se vuelven invariantes a la inflación pueden ser más sugestivas de que los hogares están pasando de expectativas adaptativas a una regla más desanclada; por ejemplo, suponiendo que la inflación será del 4 por ciento independientemente de la inflación al contado. Es posible que los hogares hayan realizado ese cambio en sus reglas generales para el pronóstico de la inflación porque esas reglas estaban funcionando mal.

Otros países no están viendo tendencias similares. En los EE. UU. y Europa, las expectativas de inflación han seguido el ritmo ordinario de la tasa genérico. Y de todos modos, la fe en la Reserva Federal mantiene las expectativas de inflación de EE. UU. bajo control, independientemente de la tasa al contado, como lo muestra el diagrama de dispersión de cinco abriles (muy, muy complicado) que se muestra a continuación. Es difícil no concluir que la inflación pegajosa puede ser una enfermedad exclusivamente británica:

LEER  Las consecuencias de la turbulencia bancaria

Y si las expectativas de inflación de los hogares del Reino Unido se han desanclado, ¿qué puede hacer el mesa al respecto? Acento duro hasta que se agoten todas las alternativas, BoA aconseja:

Desacelerar la hacienda y aumentar la capacidad arreglado sería la respuesta tradicional. Al hacer funcionar la hacienda por debajo del potencial de forma persistente, el BoE puede reafirmar su credibilidad inflacionaria.

Sin incautación, nuestra sondeo de confianza del consumidor patentada sugiere que las palabras pueden importar tanto como las acciones. [ . . . ] Cuanto más agresivo sonaba el BoE durante el posterior año, más caían las expectativas de inflación.

El caso cojín del BoA es para dos aumentos de tasas más de 25 puntos básicos en el Reino Unido este año, seguidos de dos recortaduras en 2024. Es posible que la resistente desaceleración en el crecimiento de los salarios que demora el BoE nunca llegue, pero ese es el problema del próximo año, y hay razones para no hacerlo. ser manido entrar en pánico al principio de los datos provisionales, dice Wood. Es mejor tolerar un salario “poco” más parada y la inflación subyacente con la esperanza de que las expectativas vuelvan lógicamente alrededor de el objetivo.

¿Y si no lo hacen? Las tasas suben hasta que se alejan, concluye: “El hecho de que el Reino Unido parezca un caso atípico además nos lleva a pensar que los riesgos se inclinan a que el BoE sea el más flemático de los principales bancos centrales en recortar las tasas”.

UniversoInformativo

Más artículos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último artículo