33.8 C
Mexico
jueves, junio 13, 2024

El trilema que deben enfrentarse los líderes de la UE

Debe leer

Ni un día demasiado pronto, Europa se enfrenta a la verdad de que está invirtiendo muy poco. Eso es cierto tanto para el sector conocido como para el privado, es cierto para las economías acreedoras y los estados en gran medida endeudados, y ha sido así durante mucho tiempo. Durante abriles, muchos países europeos tan pronto como invirtieron lo suficiente para proseguir su stock de caudal existente, si suerte.

A medida que abundan las crisis externas, la UE está comenzando con el pie derecho: hay un dita de infraestructura que compensar incluso antaño de comenzar la gigantesca tarea de la transición verde de Europa, remodelando su sistema energético y asegurando su capacidad de defensa.

La indigencia de una veterano inversión es internacionalmente reconocida. Pero querer los fines aún no ha llevado a querer los medios: desgastar más billete conocido. La inversión pública en sí tiene que aumentar, por supuesto. Incluso se necesitarán incentivos gubernamentales para que la inversión privada radio niveles suficientes y en las áreas adecuadas.

Eso significa que el imperativo de la inversión choca directamente con las reglas de la UE que restringen el consumición conocido: el entorno de ayuda estatal (subsidios) y el entorno de “gobernanza económica” (presupuesto). El primero, diseñado para evitar que los estados miembros se superen en ofertas para atraer empresas, se está modificando y sigue bajo presión para que se flexibilicen aún más. Este extremo está en proceso de reforma integral.

Los cambios aún son ferozmente cuestionados, a menudo de modo instintiva y predecible que revelan viejas fallas entre los estados del sur y del boreal. Detrás de la defensa de los shibboleth, hay preguntas difíciles sobre cómo respaldar que un veterano consumición verdaderamente impulse el tipo correcto de inversión. Pero la dirección del alucinación es claramente en torno a una veterano flexibilidad.

LEER  Año en una palabra: chip choke

Sin bloqueo, un veterano ganancia de maniobra para la inversión pública o las subvenciones se topa con otro pilar de la cooperación de la UE: la igualdad de condiciones en el mercado único. Si los presupuestos nacionales tienen que ser más favorables a la inversión, no todos pueden ser igualmente generosos. Ya sea por las reglas presupuestarias o por las tasas de endeudamiento del mercado, algunos no podrán igualar la desprendimiento de otros. El resultado de una bonanza de subsidios prócer pero geográficamente desigual puede ser un auge de la productividad prócer pero geográficamente desigual, con los frutos de la transición verde reforzando las desigualdades existentes.

Hace solo tres abriles, temores similares de que los paquetes de apoyo pandémico cambiarían la equidad del mercado único empujaron a la UE al otro flanco del Rubicón del endeudamiento popular y una (pequeña) unión fiscal. No sorprende que temores análogos produzcan hoy llamados a más de lo mismo, como un “fondo de soberanía” a nivel de la UE para financiar la transformación industrial requerida.

Hay una contradicción, entonces, entre los objetivos de más inversión, restricciones estrictas en los presupuestos nacionales y ningún consumición popular adicional. El futuro de la hacienda europea pasa por resolver este trilema.

Para los estados “frugales” del boreal, cuyas ambiciones desde el clima hasta la defensa están en conflicto cada vez veterano con su tradicional dureza presupuestaria, esto es particularmente difícil. Desmentir que existe un problema es un callejón sin salida político y práctico. Algunos insistirán en que los estados miembros pueden financiar los incentivos a la inversión aumentando otros impuestos o recortando el consumición en otros lugares. Pero las inversiones climáticas o estratégicas de un solo país asimismo beneficiarán a otros europeos. La método económica simple significa que sin incentivos adicionales, los gobiernos nacionales invertirán menos en relación con las prioridades nacionales más estrechas.

LEER  Los datos de inflación de EE. UU. llegan en un momento difícil para la Fed en medio de las consecuencias de SVB

Agenciárselas formas de evitar enfrentarse el trilema es tentador. Una energía más permuta haría maravillas para la inversión. Sin bloqueo, requiere más consumición en infraestructura en primer división.

Hay políticas que pueden suavizar las compensaciones. Reduplicar las políticas comerciales y regulatorias que convencen a las empresas de que es inminente un enorme mercado de productos ecológicos en la UE debería impulsar la inversión y no tiene costo alguno. Y aunque la queja de las empresas europeas de una “amenaza existencial” de la Ley de Reducción de la Inflación de EE. UU. es egoísta (los subsidios de la UE son mayores que los de Estados Unidos), la medida destaca que EE. UU. entrega los dólares de sus subsidios más rápido y de modo más predecible. Las ideas prácticas para replicar esto, como la sugerencia de la Comisión Europea de un esquema popular para créditos fiscales nacionales, ayudaría a distribuir los fondos existentes más rápido.

Pero aun así, el trilema se mantendría. Refleja visiones divergentes de cómo dirigir la hacienda y el propio esquema europeo. Más que soluciones políticas técnicas, se necesita tiento política para resolverlo.

martin.sandbu@universoinformativo.com

UniversoInformativo

Más artículos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último artículo